De nuevo nos encontramos para compartir ideas sobre el arte del buen vivir. Es motivador tener algo nuevo que leer todos los días, y sobre todo si se trata de noticias sanas y positivas que puedan nutrir nuestra mente. La idea es tener siempre algo nuevo que poner en práctica. Hoy aprenderemos sobre el Aseo e Higiene personal con nuevos descubrimientos que podrán generarnos bienestar, favoreciendo nuestra salud y nuestras finanzas.

Lo mejor de estar bien es que tendremos las condiciones para poder ayudar a otros, para que ellos puedan descubrir y seguir el camino hacia una vida llena de vitalidad y salud. En esa medida, estaremos contribuyendo con la recuperación de esta sociedad intoxicada en todas las áreas, desde lo espiritual, pasando por la mente y el cuerpo, logrando que el bienestar de unos será el de todos. Aprender de todos estos beneficios nos ayudarán a aumentar nuestra calidad de vida.

OCTAVO PRINCIPIO DE LA LEY NATURAL: Aseo e Higiene personal

Dentro de la Ley Natural que rige nuestra existencia humana, el Octavo Principio tiene que ver con el Aseo e Higiene personal.

Este principio reza que es necesario ducharse por lo menos una vez al día, y cambiarse la ropa íntima. Esto es muy importante, ya que nuestro cuerpo elimina toxinas a través del sudor. Si no nos duchamos y cambiamos nuestra ropa, estas substancias serán reabsorbidas nuevamente por nuestro organismo a través de los poros.

Además de este aspecto, la ducha diaria nos aporta beneficios emocionales, pues tonifica el sistema nervioso.

Una ducha con agua templada o fría al levantarse, estimula la circulación sanguínea y fortalece tus defensas, haciéndote fuerte para el día a día. Si lo tomas como un hábito, notarás que te irás sintiendo menos sensible al frío, y cuando te abrigues, te calentarás más rápidamente, pues el agua fría cierra los poros.

Si por el contrario, lo que deseas es tomar un baño relajante antes de acostarte para dormir mejor, entonces es más recomendable hacerlo con agua caliente.

Aseo e higiene personal sin químicos

Así es, trae más beneficios a nuestro organismo usar componentes naturales, por lo que sugiero que, uséis zumo de limón para friccionar el cabello y todo el cuerpo, en lugar de jabón y champú.

Puedes comenzar a hacerlo una vez por semana; la manera ideal es iniciar con una ducha caliente para abrir los poros; friccionar luego con el zumo de limón y finalizar con una ducha fría. Los demás días, mantienes la ducha sólo con agua.

Tampoco recomiendo que uséis desodorantes, porque causan problemas de intoxicación. En pro de nuestro aseo e higiene personal, sudar es necesario para eliminar toxinas. Quienes llevamos una alimentación adecuada, no tenemos mal olor corporal ya que, no ensuciamos nuestro organismo con productos insanos como carnes, embutidos o lácteos.

DECÁLOGO DE LA LEY MENTAL Y ESPIRITUAL, OCTAVO PRINCIPIO.

El Octavo Mandamiento de la Ley de Dios se puede leer en Éxodo, 20:15, y dice: “No hurtarás”.

En su Epístola a los Romanos, 13: 7-10, San Pablo desarrolla un poco más lo que implica este mandamiento: “Pagad a todos lo que debéis; al que tributo, tributo, al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la Ley. Porque: no adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro Mandamiento, en esta sentencia se resume en uno solo: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la Ley es el AMOR”.

La observancia de la Ley Divina no se puede hacer desde el punto de vista legalista; nosotros la aceptamos y la cumplimos por amor a Dios y al prójimo, por  la gracia de Dios, el poder de Cristo y la ayuda del Espíritu Santo. Esta es la prueba de que nuestra fe es sincera.

En conclusión

Somos responsables de cuidar y mantener nuestro cuerpo físico en las mejores condiciones de salud y armonía. A ello debemos consagrar nuestras vidas, ya que no podemos dar gloria a nuestro Creador con cuerpos enfermos y mentes entorpecidas por nuestra negligencia.

Como dice textualmente: “El conservar el cuerpo en una condición sana, a fin de que todas las partes de la maquinaria viva actúen armoniosamente, debe ser el estudio de nuestra vida. Los hijos de Dios no pueden glorificarlo a Él (al Creador) con cuerpos enfermos o mentes enanas. Los que se complacen en cualquier clase de intemperancia, (o sea, abusando de la cantidad, aunque sea de lo bueno, sano y natural) ora sea en el comer o beber, malgastan su energía física y debilitan su poder moral. Nuestros cuerpos son la propiedad adquirida por Cristo, y no estamos en libertad de hacer con ellos como nos parezca” CRA.18,19 “Consejos sobre el Régimen Alimenticio” de E. G. de White.

De acuerdo a la palabra de Dios, recordemos:

El Apóstol San Pablo, en su 1ra Carta a los Corintios, 6:19,20, nos advierte: “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.

Ésta idea es reafirmada de forma contundente por San Pedro en su Primera Carta, 1: 18-25: “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles sino con la sangre preciosa de Cristo, mediante la cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos… Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la Verdad, para practicar el amor fraternal no fingido; amaos pues, unos a otros con corazón puro. Siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino incorruptible por la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre, y esta es la Palabra que por el Evangelio os es anunciada”.

Si desea un tratamiento personalizado, no dude en contactarnos mediante el Formulario de Consulta, escríbenos a ecosma@reformaprovita.com o llama al 0034/671688019.

Para seguir aprendiendo…

La próxima semana estaremos abordando el principio número 9. Así que, no te pierdas lo que hemos estado preparando para ti.

 

 

¿Te gustó? ¡Compártelo!