Hoy aprenderemos cómo beber agua correctamente, siguiendo el tercer Principio de la Ley Natural que rige nuestro organismo físico. Poniendo en práctica cada semana el principio que os presento, cambiaréis vuestro estilo de vida fácilmente. Practicando también los Principios de la Ley Moral, vuestra salud física y mental mejorará considerablemente. Pues más que por medicamentos y vacunas, tendrás salud por conocer los Principios que rigen nuestro cuerpo y nuestra mente.

 

Tercer Principio de la Ley Natural: “el agua”

La tercera parte de tanto el planeta tierra como el ser humano están  compuestos por agua. No es difícil ver porqué el agua es indispensable para la salud. Sin embargo, la mayoría de la gente hoy en día bebe de todo menos agua pura y natural. Y aún las personas que sí lo hacen pueden no saber cómo beber agua correctamente. ¿Sabes tú cómo hacerlo? El agua es el disolvente universal. El agua es la única bebida que el Creador dio al ser humano y a las bestias para satisfacer sus necesidades. Comiendo los alimentos que el Creador dio al ser humano al principio notarás que te sentirás mucho mejor.

 

 

Te preguntarás, ¿cómo beber agua correctamente?

Para empezar, deberíamos beber unos seis vasos de agua al día. Los que comen de todo, quizás ocho. De esta forma limpiarás tu cuerpo de impurezas y tendrás los riñones limpios y sanos.

Pero no todo momento es bueno para beberlo. Para beber agua correctamente, nunca debes hacerlo comiendo. Al beber en las comidas estaremos diluyendo los jugos gástricos, dificultando así la digestión. Además, debemos evitar las bebidas muy frías ya que disminuye la temperatura de nuestro aparato digestivo. Debido a ello, nuestro cuerpo no puede empezar el proceso digestivo por un tiempo hasta que nuestro organismo recupere su temperatura normal, trayéndonos consecuencias al dificultar la digestión.

Para mantenerte sano y tener una buena digestión, no sólo debes beber agua correctamente, sino también comer correctamente. Debemos comer despacio, masticando lentamente y ensalivando los alimentos. La digestión empieza en la boca, y recordad que el estómago no tiene dientes.

Hay mucha gente que tiene frecuentes problemas digestivos por no seguir estos pasos tan simples. Hacen mal a su propio cuerpo, primero, porque comen alimentos que no son sanos. Segundo, porque no mastican debidamente la comida. Y tercero, porque beben mucho comiendo, entorpeciendo así el proceso digestivo al diluir los jugos gástricos. Si conoces a alguien que tenga problemas digestivos por estos errores, te invito a que le ayudes a mejorar su salud y le compartas este artículo que bastante bien le hará.

 

 ¿Cuándo es el mejor momento para beber agua?

Podrías beber agua correctamente con los seis vasos recomendados al día, distribuyéndolos así:

  • Tomar un vaso o dos cuando te levantas.
  • Tomar dos vasos durante la mañana.
  • Dos vasos durante la tarde.
  • Y finalmente, un vaso antes de acostarte.

De esta forma tu organismo ha recibido el agua que necesita para funcionar como debe y no has estorbado las digestiones. Así cuando te sientes a comer al mediodía, ya habrás bebido un litro de agua. Tu cuerpo habrá recibido el agua que necesita y no tendrás necesidad de beber comiendo. Cuando te acostumbres, verás que te sentirás mucho mejor. Te hará bien comer los alimentos dados por el Creador. Eso es Vivir en Positivo, al observar y seguir las normas de vida sana y natural.

 

 

Decálogo de la Ley Mental y Espiritual: Tercer Principio

El tercer Mandamiento de la Ley de Dios que fue entregado a Moisés en el Monte Sinaí, escrito por el dedo de Jehová en tablas de piedra, dice así: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano” Biblia, Antiguo Testamento, Éxodo, capítulo,20 versículo,7 (En la versión Católica de Torres Amat, dice así: “No tomarán en vano el nombre del Señor tu Dios, porque no dejará el Señor sin castigo al que tomare en vano el nombre del Señor Dios tuyo”).

¿Qué sería para ti “Tomar el nombre de Jehová, tu Dios, en vano”? ¿No podría ser que profeses la religión cristiana, seas católico o protestante Evangélico, y que no sigas la enseñanza y el ejemplo de Jesucristo? Creo que este es el fallo de la mayoría de los que se dicen cristianos. Cristo, el Mesías esperado por el pueblo Judío, fue rechazado, maltratado y crucificado por su pueblo, por los que decían ser el pueblo de Dios, los descendientes de Abrahám, Moisés y todos los profetas del Antiguo Testamento. ¿Creéis que si  viniera ahora Jesucristo en persona sería mejor tratado por los que se llaman cristianos, sean católicos o protestantes, de lo que le trataron los judíos? Seamos sinceros, leamos las enseñanzas del Gran Maestro, el cual vivió lo que predicó.

“Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo y diente por diente. Pero Yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero Yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿Qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿Qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” Evangelio de San Mateo,5:38 al 48.  Hemos de ser perfectos en nuestra esfera como Dios lo es en la suya.

 

Para poner en práctica

Si no amas, no eres cristiano y estarás tomando Su Nombre en vano, aunque vayas a la iglesia y reces mucho. Amar, es perdonar y olvidar la ofensa, devolviendo bien por mal. La Madre Teresa de Calcuta decía: “El pecado de esta sociedad, es la falta de amor” y San Agustín decía: “La medida del amor, es amar sin medida”. El hindú Mahatma Gandhi consiguió liberar la India con el pacifismo, practicando la doctrina de Jesucristo. No se hizo cristiano porque los cristianos ingleses le hicieron tanto mal como pudieron.

San Juan apóstol escribió: “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto ¿Cómo puede amar a Dios que no ha visto? Y nosotros tenemos este Mandamiento de Él: El que ama a Dios, ame también a su hermano” Primera Epístola de Juan,4:7 al 21.

“La obligación que tenemos para con Dios de presentarle cuerpos limpios, puros y sanos, no se comprende. El dejar de cuidar la maquinaria viviente es un insulto infligido al Creador. Existen reglas divinamente establecidas que, si se observan, guardarán a los seres humanos de la enfermedad y la muerte prematura. Una razón por la cual no disfrutamos de más bendiciones del Señor, es que no prestamos atención a la luz que le ha placido darnos con respecto a las Leyes de la vida y la salud. Dios es tan ciertamente el autor de las Leyes físicas como lo es de la Ley Moral. Su LEY está escrita con su propio dedo sobre cada nervio, cada músculo y cada facultad que ha sido confiada al hombre” CRA.17 (Biblia, Génesis,2:7).

Dios se ha comprometido a conservar esta maquinaria humana marchando en forma saludable, si el agente humano quiere obedecer las Leyes de Dios y cooperar con él. Al desatender las Leyes específicas que rigen la habitación humana, es una violación de la Ley de Dios. Podemos contemplar y admirar la obra de Dios en el mundo natural, pero la habitación humana es la más admirable” CRA.17,18.

Es tan ciertamente un pecado violar las Leyes de nuestro ser como lo es quebrantar las Leyes de los diez Mandamientos. Hacer cualquiera de ambas cosas es quebrantar los Principios de Dios. Los que transgreden la Ley de Dios en su organismo físico, tendrán la inclinación a violar la Ley de Dios pronunciada desde el Sinaí” CRA.18

 

La semana que viene

Estudiaremos el cuarto Principio de la Ley Natural y el cuarto de la Ley Moral. Mientras tanto pon en práctica la lección de hoy, empieza a beber agua correctamente, y comparte esta valiosa información con tus seres queridos.

Si desea un tratamiento personalizado, no dude en contactarnos mediante el Formulario de Consulta, escríbenos a ecosma@reformaprovita.com o llama al 0034/671688019.

 

¿Te gustó? ¡Compártelo!