Si decides vivir en positivo con una vida saludable, aceptando las leyes que rigen nuestro organismo físico y las que controlan la mente, podrás disfrutar de salud física, mental y espiritual. Verás que eres más feliz, estás más sano y vivirás muchos más años, con mayor calidad de vida, menos sufrimiento y más dinero. Cada uno puede y debe decidir su destino. ¿Cuál será tu decisión?

Somos lo que comemos, cómo respiramos y cómo vivimos para una vida saludable

 

¿Cuánto tiempo vivirías sin poder respirar? Quizás no más de algunos minutos. Necesitamos respirar aire puro y hacerlo correctamente. ¿Cómo? Llena los pulmones de aire aspirando por la nariz. Retén el aire unos segundos y expúlsalo poco a poco por la boca. Hazlo varias veces al día. Puedes también levantar los brazos tanto como puedas al tomar aire, retenerlo unos segundos y botarlo poco a poco bajando los brazos como si quisieras tocar el suelo.

 

Las personas que están en cama por alguna enfermedad también pueden practicar esta forma de respirar. Les permitirá oxigenar la sangre, fortalecer los pulmones, activas las defensas y tonificar el sistema nervioso.

 

Para una vida saludable, procura dormir con la ventana un poco abierta ya que beneficia enormemente la salud. No olvides de vez en cuando caminar por un bosque para respirar aire puro.

 

 

También somos lo que pensamos, leemos, miramos y admiramos

 

El decálogo de la Salud Mental y Espiritual se dio a Moisés, en el monte Sinaí. Moisés recibió del Creador las dos tablas de piedra, escrita por el dedo de Dios (Biblia Deuteronomio 9:10). Este Decálogo está dividido en dos partes. En la primera Tabla hay cuatro Mandamientos, que explica nuestro deber hacia el Creador. En la segunda Tabla, están escritos seis Mandamientos, que explican nuestro deber hacia nuestros prójimos. Está escrito en la Biblia, en Éxodo, 20: 1-3 ¨Habló Dios todas estas palabras, diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí¨. ¿Qué puede ser un dios para ti, o para mí? Algo o alguien al que tú le dedicas tiempo, esfuerzo y dinero.

 

Para algunos el dios es la comida “viven para comer, en vez de comer para vivir”. Finalmente dejan de llevar una vida saludable ya que la comida se vuelve un vicio y se enferman. Para otros el dios son las bebidas alcohólicas, el tabaco o las drogas.

 

A todos estos dioses se dedica tiempo y dinero, enfermando el cuerpo y trayendo problemas en la familia y en la sociedad. Dios nos ama y quiere que tengamos salud, por eso nos manda que no cometamos estor errores que la mayoría de la gente tiene y podamos llevar una vida saludable.

 

En esta sociedad moderna, que la mayoría de la gente tiene estudios superiores, las personas no demuestran ser más inteligentes que nuestros abuelos ni que los que no saben leer ni escribir. Mi padre era el hombre más fuerte de este mundo, pero comía mucha carne, embutidos, tomaba mucho café con coñac y fumaba mucho. A los 47 años murió de infarto – de esto hace 74 años – aquel entonces no se sabía nada del riesgo de esta comida, bebida y también el riesgo de fumar. Ahora está comprobando lo malo que son estos tipos de comida y bebidas, pero la mayoría de la gente sigue adorando estos ídolos que matan.

 

Dios, el Creador, nuestro Padre celestial nos recomienda, que no sólo aceptemos sus consejos para beneficio nuestro, sino que eduquemos por precepto y ejemplo a nuestros hijos para que ellos no caigan en estas trampas en las que cae la mayoría de jóvenes hoy en día, incluidos los universitarios. El primer Mandamiento es: ¨Amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón y de toda tu alma y con todas tus fuerzas. Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino, al acostarte y cuando te levantes¨ (Biblia- Antiguo Testamento, Deuteronomio 6:5-7).

 

Cuando a Jesús le preguntaron: ¨Maestro, ¿Cuál es el gran Mandamiento de la Ley? Jesús (le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primer y grande Mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo¨ (Biblia Nuevo Testamento- Mateo 22:36-39, Lucas 10:25-28, Levítico 19:18, Marcos 12:30,31, Lucas 10:25-28).

 

¨Dios en su Palabra escrita (La Biblia) y en su gran libro de la Naturaleza ha revelado los Principios de la Vida. Es tarea nuestra conocer estos Principios y por medio de la obediencia cooperar con Dios en restaurar la salud del cuerpo tanto como del alma. El organismo vivo es Propiedad de Dios; le pertenece por el derecho que le confieren la Creación y la Redención¨. CRA 16 ¨Consejos sobre el Régimen Alimenticio¨ de E.G de White).

 

La semana que viene seguiremos estudiando los principios de la salud; la Ley Natural, para tener un cuerpo sano y una mente sana y cómo al dejar algunos ¨DIOSES¨ comidas, bebidas, vicios, drogas y costumbres nocivas, ahorraremos también mucho dinero.

Si desea un tratamiento personalizado, no dude en contactarnos mediante el Formulario de Consulta, escríbenos a ecosma@reformaprovita.com o llama al 0034/671688019.

 

¿Te gustó? ¡Compártelo!